Juárez. Su obra y su tiempo. De Justo Sierra

Este es un pequenño análisis historiográfico de la obra de Justo Sierra.
Escrito en verano – Julio 11 – 2011

Juárez. Su obra y su tiempo. De Justo Sierra

Introducción.

Justo Sierra escribe y publica “Juárez su obra y su tiempo” hacia el año de 1905 en el marco de los festejos del centenario del natalicio del celebrado héroe de la Reforma. Consta de 14 capítulos en los que Sierra desentrama numerosos pasajes de la vida de Juárez en un ejercicio historiográfico detallado con la fortuna de contar de fuentes de primera mano en testimonios de personajes  de la época que habrían conocido al benemérito. En el texto preliminar Sierra confiesa su admiración por la figura de Juárez, y aun en ese sentido, se propone desentrañar el perfil de Juárez en todas las etapas de su vida de manera parcial y objetiva. Parte de esta objetividad se muestran en juicios y opiniones que de vez en cuando Sierra emite a favor o en contra de algunos eventos en específico. Es pues un análisis muy completo y de gran calidad. Además del análisis cronológico de nuestro personaje, Sierra engloba en forma de ensayo diversos pasajes que abordan temas políticos e ideológicos, comparando la vida de Juárez con el entorno nacional y en ocasiones internacional.

Es finalmente esta obra de Sierra, junto con otras, su principal aporte a la historiografía mexicana del porfiriato. Un instante antes de la fundación de la Universidad Nacional la gestión publica de Sierra como secretario de Educación en el porfiriato la tomaría más allá de sus limites burocráticos preocupado por la creación de un modelo historiográfico escudado en la identidad nacional. Las obras de Justo Sierra son pues el reflejo de las inquietudes de la Academia Mexicana de finales del siglo XIX. Este texto junto con el resto de su obra [“México: Su evolución social”, “Evolución Política del pueblo mexicano”] coloca a Justo Sierra como el referente de la vanguardia intelectual del México porfirista al lado de sus compañeros Gabino Barreda e Ignacio Ramírez.

El escenario de la época

La figura de Juárez constituye un entramado de percepciones que buscan una línea de continuidad para trazar un perfil de personalidad para este gran mexicano. En una época tan determinante y conflictiva y de gran importancia e interés para la conformación del estado-nación en México tal y como lo conocemos ahora; el debate nacional hará desfilar una larga fila de personajes, proyectos de gobierno, grupos políticos, golpes de estado, guerras e incluso la intervención extranjera en un accidentado inicio de México como nación independiente luego de la guerra de Independencia de 1810 en contra de España y hasta el año de 1867; año en que, después de la Intervención Francesa, al final el presidente Juárez entra a la ciudad de México en el marco del Triunfo de la República.

Después de 57 años de combatir y debatir en torno a un proyecto de gobierno para México, el recorrido histórico en el que el país se sumerge se puede considerar épico. El punto de partida de la construcción del estado mexicano se iniciaría con el proyecto de Independencia iniciado por Miguel Hidalgo y que terminaría con la consumación de la Independencia en 1821, con Guerrero, Iturbide, y el Ejército Trigarante entrando a la ciudad de México. Este primer paso para el nacimiento de nuestro México no sería sino el inicio de un largo debate para unir a todos los mexicanos en una forma de gobierno que se ajuste a la realidad nacional y que ratifique los ideales de igualdad y democracia enarbolados por todos los líderes independentistas; sin embargo el nacimiento de un Imperio Mexicano cimentado en el pasado inmediato del virreinato de la Nueva España vendría a provocar una bifurcación enorme entre la población mexicana de todo el territorio. El rango social y los grupos de poder en lo político, lo eclesiástico, el poder de los comerciantes y la gente común provocarían un encuentro de opuestos en cuanto a ideas, aspiraciones y proyectos para el gobierno del país, de los estados o territorios y la vida cultural y cotidiana. Poco a poco, el dejar atrás nuestra identidad novohispana configurará al México independiente en dos grandes grupos que se disputarían el gobierno nacional, los liberales y los conservadores. El desfile de proyectos políticos y de golpes de estado durante este corto período nos da una referencia de lo accidentado y conflictivo que se tornaba el país en los momentos decisivos de su fundación. Durante este período, desde la caída del proyecto del Imperio [1821-1823] hasta el año de 1831, un joven Juárez se dedica a formarse como abogado en el recién inaugurado Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca. A partir de este año, en el que se hace cargo de dicho instituto, con una vanguardia ideológica liberal y hasta la revolución de Ayutla [1854] la vida de Juárez gira en torno a la escena política de Oaxaca; culminando con la gubernatura del estado que ejerce de 1847 a 1853, año de su exilio en Cuba y EEUU ocasionado por la dictadura conservadora de 1853 con Santa Anna a la cabeza.

En un escenario en el que el México de la Reforma  vendría a configurar un proyecto de identidad nacional iniciado en el pasado inmediato, el imperio azteca y el virreinato de la Nueva España eran ya etapas no solo superadas sino incluso ajenas a la situación del México republicano. En este mismo contexto los liberales fraguarán la forma definitiva de hacer a un lado a los conservadores, mediante un proyecto de gobierno liberal respaldado en la constitución de 1857.  A pesar de que esta nueva constitución vendría a representar la cumbre del proyecto liberal, esta provocaría no solamente un rechazo determinante por parte de los conservadores en el Congreso sino incluso daría inicio a la Guerra de Reforma [1858-1861].

Aquí es donde finalmente la figura de Juárez comenzará a configurar el proyecto de astucia liberal que convergerá en todos los ideólogos y militantes del partido. Luego de la indecisión o vacilación por algunos congresistas de 1857 es finalmente la figura de Juárez la que liderará la causa republicana. Luego de la Guerra de los Tres Años, en la aparente  victoria liberal, Juárez llegará a ser la figura central del modelo republicano ante la amenaza intervencionista de Francia y el Segundo Imperio Mexicano.

Si de por sí Juárez se había ganado la atención de la escena política durante la Reforma, pasando a ocupar un papel de reconocimiento histórico en vida, la Segunda Intervención no vendría sino a incrementar la grandeza de este hombre que aún en vida era ya considerado héroe nacional

Juárez.- sus primeros años.

Benito Pablo Juárez nace el 21 de marzo de 1806. Desde muy niño queda huérfano de padre y madre y crece bajo la tutela de sus tíos que le dan un mal trato durante su infancia, obligándolo a pastorear e ignorando la forma de proveerle educación y bienestar. Es a los 12 años en 1818, cuando abandona Guelatao en busca de su hermana mayor que vivía en la ciudad de Oaxaca; esto debido a un descuido de sus tareas pastorales que había ocasionado destrozos de los cuales era culpable y por lo tanto, decide refugiarse en su hermana en vez de soportar la reprimenda de sus tíos y seguir atrapado en la sierra de Oaxaca, preguntándose como será la ciudad de Oaxaca, y el mundo en sí más allá de su pueblo.

En cuanto llega, el fraile Salanueva decide adoptarlo e instruirlo para que aprenda a hablar y a escribir el español. Una vez adaptado en su nuevo hogar, Juárez se influye por el ambiente del taller de encuadernación y logra rápidamente cumplir el perfil de ingreso al seminario para aprender latín hacia 1821. Cinco años después, se funda por orden del gobernador del estado y con el apoyo de frailes del mismo Seminario Oaxaqueño la fundación del Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca, primera institución de educación superior fundada con el objetivo de formar abogados profesionales. Como en la mayoría de las ciudades, el poder de la iglesia en Oaxaca era abrasivo, y por lo tanto, un Seminario que tenía la función de crear abogados, producía legistas a medias, dentro del marco de una especie de escolasticismo local donde abogados con la libertad de pensamiento y ejercicio pudieran desarrollarse. Fue así como un gremio de abogados decide hacer algo al respecto y forman un movimiento disidente para dar clase en sus domicilios [muchos de ellos eran clérigos] hasta que finalmente, en el marco de un estado oaxaqueño liberal y con base a la constitución de 1824, el gobernador decreto mediante una ley la fundación del Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca.

Esta institución era la primera en su tipo en Oaxaca, por lo que resultaba evidente el gran éxito que se  auguraba aún en su etapa de fundación. La consecuencia lógica del entorno académico estatal fue una deserción de numerosos escolares del Seminario para su matriculación en el nuevo instituto; en donde finalmente la libertad de formación y cátedra veía un proyecto promisorio de trabajo educativo para un instituto de leyes que produciría abogados profesionales fuera de la ideología eclesiástica surgiendo así un Instituto con un postulado ideológico y filosófico propios.

Todo esto transcurría en el convulsionado México Independiente, mientras que Juárez simplemente pasaba por espectador de la escena política nacional y estatal desde el Instituto. Una vez en su formación de abogado, empezó a formar su propia ideología de lo liberal y como podría funcionar esa ideología en la realidad mexicana. Según el apunte de Sierra, en esta etapa Juárez empieza formalmente a trazar conceptos ideológicos ligados al ejercicio de poder; en el sentido de un estudiante de leyes que teoriza acerca de la política, desde una aproximación liberal y legista.

El Instituto y su incursión en la política.

Para 1827, Juárez renuncia a su formación eclesiástica e inicia su formación como abogado en el recién fundado Instituto en donde obtendría su grado hasta 1834.  En este interludio Juárez inicia oficialmente su carrera política ocupando primero el cargo de “encargado del aula de Física” en 1830 para posteriormente ser nombrado rector un año después hacia 1831 en diciembre, recibir el nombramiento para regidor de la ciudad de Oaxaca para el primero de enero de 1832. Al fin después de una larga preparación como legista, empezaba a conseguir las retribuciones a ese gran esfuerzo de incursionar al México moderno luego del apoyo de su “padrino” Antonio Salanueva.

Ese mismo año de 1832 es nombrado por el gobernador del estado ministro de la Corte de Justicia del Estado; y un año después, el 11 de febrero de 1833 es nombrado diputado local para el estado de Oaxaca.

Mientras sucedía todo esto, Oaxaca transitaba en el vaivén de la fluctuante capital, que no podía encaminar su proyecto liberal y que la resistencia conservadora, empezaba a comprar tintes maquiavélicos desde 1831, fecha en que se asesina a Vicente Guerrero y toda la ciudad de Oaxaca explota en un ardid de indignación liberal. Guerrero era un símbolo y una bandera para el estado, luego de que Guerrero pasará temporadas luchando y avanzando dentro de la guerra independentista el territorio oaxaqueño ganándose como el líder indiscutible del movimiento. Ahora que los conservadores empezaban a fraguar complots como el del ya sacrificado Guerrero los liberales empezaban a vislumbrar la necesidad de ser más agresivos en cuanto a las confrontaciones con sus rivales los conservadores e imaginando formas de frenarles el paso en el congreso capitalino.

Para 1843 Juárez se casa con Margarita Maza. Para 1844 ocupa la secretaría del estado en el mandato del gobernador Antonio de León. Esta decisión le acarrearía algunas críticas según J. Sierra principalmente por el abogado Oaxaqueño Marcos Pérez, quien era compañero suyo en el grupo liberal del estado y en la logia masónica. Colaborar con alguien como Antonio de León que estaba en contra de los centralistas pero que había sido centralista él mismo alguna vez y al momento cacique militar de Oaxaca desde 1825 generaba dudas de tal determinación de Juárez. A través de los ojos de J. Sierra, la única razón por la que pudo colaborar con León era el vislumbrar la posibilidad de brincar rápidamente a la gubernatura teniendo ya un puesto de gran peso como secretario. Sin embargo, poco menos de un año después hacia 1845, Juárez renuncia a su puesto, tal vez porque se dio cuenta que no podía trabajar en una administración corrupta de facto y en donde su peso político sería en realidad mínimo por lo que renuncia y se entrega ahora únicamente a su puesto como ministro en algún tribunal y su trabajo como profesor en el Instituto.

Era el año de 1846 y el eco del derrocamiento del desplante monárquico de Mariano Paredes a manos de Mariano Salas provocaría en Oaxaca la formación de un triunvirato liberal integrado por Juárez, José Arteaga y Luis Fernández. Una vez restituido el orden, es designado diputado por Oaxaca ante el Congreso de la Unión. Ahora Juárez llegaba a la intempestiva capital con dos cosas firmemente arraigadas en él [en opinión de J. Sierra]: sus ambiciones y sus convicciones.

Exilio y retorno.- Las Leyes de Reforma y la constitución de 1857.

EL 13 de mayo de 1846, EEUU declara formalmente la Guerra a México por la disputa territorial y los conflictos heredados desde la separación de Texas. Luego de que iniciaran los combates en la Batalla de Matamoros del 18 de mayo de 1846, los liberales cierran filas proponiendo a Santa Anna nuevamente para la presidencia para agosto del mismo año. La guerra con los EEUU solamente vendría a acrecentar la inestabilidad política vivida por el país originada por el cansancio de emprender proyectos de gobierno fracasados por parte de ambos bandos. A manera de una inercia maldita los liberales respaldan su defensa con Santa Anna después de la pérdida de tiempo del golpe de estado de Paredes. Juárez forma parte de la diputación oaxaqueña que deja la defensa del país con Santa Anna como presidente y Gómez Farías como vicepresidente.

Juárez regresa a Oaxaca a ejercer la gubernatura interina de su estado imponiendo la paz y el orden como buen abogado mediante el estricto régimen de la ley. Su gestión iría de 1847 hasta 1852 y los puntos a destacar serían la implantación del orden y los disturbios, la construcción del camino de la Cd. de Oaxaca a Huatulco y la habilitación de este como un puerto comercial que sirviera de punto referente en el comercio con la ruta de Acapulco y la de Veracruz, eliminando también impuestos internos para agilizar la actividad comercial; también introdujo nuevos cultivos para darle una mayor riqueza de producción al estado, en donde se inició la producción de tabaco, café y algodón en el estado; duplicó el número de escuelas públicas existentes en el estado, remodeló el Instituto de Ciencias y Artes y finalmente ordenó construir cementerios para mejorar las condiciones sanitarias de las saturadas tumbas eclesiásticas.

Al momento en que la capital caía derrotada por las fuerzas estadounidenses en febrero de 1847, Juárez no acepta la entrada de Santa Anna al estado debido a un movimiento liberal en contra del dictador por la firma del tratado de Guadalupe-Hidalgo. Finalmente Santa Anna se ve obligado a exiliarse a Venezuela vía Veracruz. Ahora el país resurge mediante la reconstrucción del país a manos del presidente José Joaquín Herrera y el lento y complicado proceso de reordenamiento de un gobierno mexicano derrotado por el ejército de los EEUU.

Luego de que Juárez concluyera su labor de gobernador volvió a su empleo como profesor en el Instituto en 1852. Mientras tanto, en la capital los conservadores, enfrascados en el obstinamiento de Alamán decidieron implantar un nuevo asalto a la presidencia precisamente con Santa Anna en la dirigencia. Aquel dictador que no olvidaba el rechazo por parte de Juárez durante su mandato; por lo que lo envía a apresar en 1853. Juárez es hecho prisionero un tiempo en San Juan de Ulúa y posteriormente exiliado a Cuba. Aquí trabaja por un tiempo en una fábrica de puros para finalmente seguir su exilio en Nueva Orleans.

Nueva Orleans era el refugio liberal en la que sería la última oportunidad de los conservadores de dirigir el país. Ahí Juárez entra en contacto con Melchor Ocampo, Ignacio Comonfort, y José María Mata. Todos entraron en contacto con Juan Álvarez y se adhirieron a la Revolución de Ayutla que surgió el 1 de marzo de 1854 en el poblado del mismo nombre. El enfrentamiento entre la Revolución comandada por Comonfort y Álvarez, y el ejército nacional dirigido por el presidente Santa Anna tuvo lugar en el puerto de Acapulco el 19 de abril y terminó con la derrota de Santa Anna, que termina por replegarse a la capital. Los días de Santa Anna estaban contados en México y mientras tanto la insurrección comenzaba a cobrar fuerza por todo el país. En julio de 1855, Comonfort exhorta a sus compañeros liberales que se unan a la Revolución que esta a punto de triunfar, así Juárez regresa a México y se instala en el corazón del movimiento en Acapulco en julio de ese año. Ocampo ingresa de igual forma y bastaría un mes para que el 9 de agosto Santa Anna saliera del país, dejando con esto los conservadores a Martín Carrera como presidente interino, quien renuncia un mes después a la entrada de los liberales a la capital. Una junta encabezada por Valentín Gómez Farías declara presidente interino a Juan Álvarez el 6 de octubre. Luego de dos meses el general Álvarez renuncia y el 1º de diciembre se designa a Ignacio Comonfort como nuevo presidente interino y Benito Juárez como ministro de la Suprema Corte de Justicia.

Durante su mandato Comonfort convocaría  a la promulgación de una nueva constitución, la cual serviría como punto de partida para la instauración de una República Federal, basada en un modelo social y político republicano perseguido desde la consumación de la independencia y que iniciaría la fundación de instituciones y un nuevo orden político en México similar al de las naciones modernas tomando como ejemplo a los EEUU e introduciendo perfiles económicos basados en el libre mercado. Era pues, el comienzo de un gobierno y una economía liberal.

Con el objetivo de alcanzar las metas propuestas por este discurso, la constitución de 1857 introduciría una reforma determinante en las leyes del país. Esta reforma vendría en la promulgación de tres leyes. La Ley Juárez, promulgada en 1855 suprimía los tribunales y los fueros militares y eclesiásticos. Ahora todos los mexicanos eran iguales ante la ley. La ley Lerdo [1856] ordenaba la desamortización de los bienes eclesiásticos y por último la ley Iglesias [1857] que regularizaba el cobro de derechos parroquiales. El proyecto de las Leyes de Reforma culminó con la promulgación de la Constitución el 5 de febrero de 1857. Los liberales abrazaban el triunfo de la República mientras que los conservadores, declararon su oposición a la nueva constitución, mientras preparaban su último recurso para frenar la instauración del modelo liberal. La Guerra era inevitable.

La Guerra de Reforma [1858-1861]

Luego de la promulgación de la constitución 1857 el 5 de febrero, el país pasó por un momento tenso. El 17 de diciembre del mismo año, Félix Zuloaga lanza el plan de Tacubaya [siendo apresado el mismo día]; desconociendo a la constitución. Dos días después Comonfort se adhiere al plan en el afán de cumplir una exigencia conservadora para tratar de sacar avante a la nación. Zuloaga reafirmaría su postura el 11 de enero de 1858. La exigencia era derogar las leyes de Reforma. La contradicción entre liberales y conservadores solo provocaba confusión, luego de que el presidente no fijara una posición clara, finalmente decide exiliarse no sin antes liberar a Juárez de su prisión ese mismo día.  Juárez se dirige a Guanajuato para pedir el apoyo del Gral. Manuel Doblado [gobernador en turno] solo para encontrar que el gobernador junto con los liberales del estado ya habían desconocido a Comonfort y lo habían reconocido a él como presidente. Su nombramiento ocurre en Guanajuato el mismo 11 de enero mientras en la ciudad de México, Félix Zuloaga encabeza al bando conservador. Juárez iniciará a partir de entonces la primera etapa de su gobierno itinerante. De Guanajuato, se trasladará a Guadalajara llegando el 14 de febrero de 1858. Sin embargo no permanecería mucho tiempo ahí y la avanzada del ejército nacional, encabezado por Zuloaga, lo obligarán a replegarse primero a Colima y luego a Manzanillo; de donde tendrá que salir con rumbo a Panamá en abril de ese mismo año, navegar el Atlántico y llegar nuevamente a la Habana y después a Nueva Orleans.

Para el 4 de mayo reingresa al país por el puerto de Veracruz, donde el gobernador Manuel Gutiérrez Zamora y el Gral. Ignacio de La Llave serán liberales fieles a su gobierno. Por lo que empezara el enfrentamiento y la disputa por el país en combates principalmente disputando la zona central del país. Mientras Miramón, Zuloaga y los conservadores se posicionan en Zacatecas las zonas a disputar entre ambos bandos serán el sur de Jalisco y San Luis Potosí.

Mientras tanto el 12 de julio de 1859, Juárez decreta la primera de las Leyes de Reforma.- “La ley de Nacionalización de los bienes eclesiásticos.” Posteriormente el 23 de julio la ley del matrimonio civil. El día 28  la ley orgánica del registro civil y el día 31 publica el decreto que cesaba a la iglesia de cualquier intervención en los cementerios y las defunciones.

Mientras la guerra se extendía por el país Juárez utiliza facultades extraordinarias para convocar a elecciones del congreso y la presidencia el 6 de noviembre de 1860. Quedaría a cargo nuevamente de la presidencia mientras que González Ortega se convertiría en el ministro de la Suprema Corte de Justicia.

Poco tiempo después el 4 de diciembre se expide la ley que formaliza la libertad de cultos. Ahora la guerra empezaba a llegar a escenarios decisivos, como el de la Batalla de Calpulalpan en el Estado de México; batalla que pierde Miramón en manos de González Ortega.

Así el primero de enero de 1861 Juárez entra victorioso a la ciudad de enero. Su primer objetivo será ratificar las leyes expedidas en Veracruz y buscar la forma de seguir reformando el país desde un gobierno de facto libre de la oposición; que no veía más salida que replegarse y acudir al la última de sus opciones: pedir ayuda e intervención extranjera.

El Segundo Imperio Mexicano y el triunfo de la República [1862-1867].

EL 31 de octubre de 1861 la Convención Tripartita en Londres integrada por las delegaciones de Inglaterra, España y Francia deciden enviar un contingente armado a Veracruz con el objetivo de exigir el pago de la deuda que México sostenía con estas naciones luego de la moratoria de suspensión de pagos recién decretada por el presidente Juárez el 29 de mayo. Hacia diciembre desembarcan tropas españolas en Veracruz y para enero de 1862, los tres países despliegan contingentes ahora. Luego de las negociaciones, se firma un acuerdo en el cual se replantean los términos de la deuda por parte de México. Las tres naciones firman mientras España e Inglaterra emprenden su camino de vuelta a casa el 9 de abril. Aún así los únicos que no parecían conformes eran los franceses. En este escenario, es necesario recordar la intervención de los conservadores [Gutiérrez Estrada, Hidalgo y Esnaurrízar y Juan N. Almonte] desde 1860-61 para ofrecer a Napoleón III la propuesta de un gobierno monárquico respaldado por él y la colaboración de un nuevo Imperio con Francia y las naciones europeas. Por lo que Napoleón toma la decisión de invadir México con el fin de colocar a los conservadores nuevamente en el poder.

En este escenario México llegaría al memorable episodio de la batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862; en donde un ejército bien organizado con Zaragoza al mando y una elaborada estrategia táctica darían el triunfa a México obligando a los franceses a regresar a Veracruz. Sin embargo, Napoleón enviaría refuerzos y relevaría al mando al general Federico Forey, quien retornaría a hacerle frente nuevamente al ejército nacional y que lograría finalmente el sitio de Puebla el 17 de mayo de 1863. La plaza fue entregada por Glez. Ortega. Posteriormente fue cuestión de tiempo para que la capital cayera en manos extranjeras y fue finalmente el 10 de junio cuando Forey entra a la ciudad de México. Juárez acababa de iniciar ahora una segunda etapa de su gobierno itinerante; esta vez se trasladaría primero a San Luis Potosí habiendo abandonado la capital desde el 31 de mayo.

Para el primero de marzo de 1864 Juárez se encontraba ahora en Monterrey huyendo de las avanzadas imperiales que recién habían tomado Guadalajara, Aguascalientes, Zacatecas y San Luis Potosí. Al no encontrar apoyo en Vidaurrí, gobernador de Nuevo León, decidió continuar su peregrinación hasta Saltillo. Donde permaneció momentáneamente para luego huir hacia la ciudad de Chihuahua. La crisis del gobierno liberal que no podía hacerle frente al enemigo reorienta los esfuerzos del presidente en tratar de ganar la guerra a como de lugar sin salir por tercera vez del territorio mexicano, acción que provocaría automáticamente el fin de su proyecto republicano.

EL 28 de mayo de 1864 llegan Maximiliano y Carlota a México. Inmediatamente Maximiliano iniciará un extraño y contradictorio episodio para los conservadores quienes verán en el monarca austriaco una ideología monarquista demasiado liberal. Maximiliano, que provenía de la tradición monárquica moderna de la Europa heredera de la Revolución Francesa, provocará un serio dolor de cabeza a los conservadores quienes mirarán atónitos como Maximiliano ejecuta de acto un gobierno liberal más cerca de la ideología liberal que de la de sus camaradas conservadores.

En el transcurso de un año del gobierno imperial, Juárez planea la forma de ir ganado terreno en contra del enemigo. El presidente buscaba la forma de conseguir apoyo de los EEUU; para lo cual había enviado a Matías Romero a entrar en conversaciones con Abraham Lincoln, presidente de los EEUU en ese entonces.

Para mediados de 1865, Napoleón retira un buen contingente de tropas de México debido a los ataques del Congreso francés que gastaba una fortuna en mantener las ambiciones americanas del emperador. Ahora, con el retiro de tropas el imperio quedaba debilitado. Aún así, decide atacar Chihuahua en mayo de este año en una avanzada que obligará al presidente Juárez a guarnecerse en el último bastión de la república: Paso del Norte. El gobierno se instala el 14 de agosto. Al poco tiempo son asaltados por avanzadas imperiales que los obligan a huir del 24 a l 28 de diciembre al desierto de Samalayuca. La situación era crítica pero finalmente, la gestión de Matías Romero daba resultado y en vista de la situación política que representaba para EEUU un imperio europeo justo en sus fronteras, decide movilizar 100 000 hombres luego de terminada la Guerra de Secesión además de reconocer al presidente Juárez como único gobernante de México. En ese sentido, gran parte del armamento sobrante de la guerra civil norteamericana, serviría para combatir a los franceses imperialistas.

Al momento, luego de que Maximiliano ofrece refugio a los confederados derrotados de la Guerra Civil norteamericana, EEUU protesta por esta acción y decide ejercer presión diplomática a Francia, vía España.

Con el apoyo de los EEUU, los liberales logran recuperar terreno e inician un contraataque tomando Chihuahua el 25 de marzo de 1866; posteriormente Parral e incursionando finalmente en el estado de Durango. Juárez se establece nuevamente en Chihuahua en junio de se mismo año.

Para 1867 la situación era desfavorable. Francia retira la totalidad de sus tropas; el clero se manifiesta en contra de Maximiliano por no dar marcha atrás a las Leyes de Reforma y los liberales se reorganizan para avanzar hacia la capital.

Carlota parte hacia Europa el 7 de julio en busca de apoyo para Maximiliano. Napoleón se lo niega, declarando que la mejor salida para Maximiliano era la abdicación. Mientras tanto de vuelta a la República Mexicana, los liberales empezaban a ganar terreno. Díaz en el sur recuperaba Oaxaca; mientras Juárez se instalaba en Durango con el gobierno republicano al lado de Sebastián Lerdo de Tejada [secretario de gobernación] y José María  Iglesias [secretario de hacienda]. Poco a poco se iban recuperando más ciudades: Mazatlán, Guaymas, San Blas, Monterrey, Tampico y Jalisco. El imperio, amenazado decide reorganizar la defensa de su territorio, que se encontraba peligrosamente rodeado de tres contingentes. Porfirio Díaz emprendía el ataque desde el sur, Mariano Escobedo la avanzada del Norte y Glez. Ortega el frente occidental.

Maximiliano cierra filas con Miguel Miramón y Leonardo Márquez, e instalan su centro de operaciones en Querétaro. El 6 de marzo Escobedo sitia Querétaro; y 71 días después de resistencia, Maximiliano se rinde y entrega su espada a Ramón Corona en señal de derrota. Maximiliano, Miramón y Mejía son sometidos a juicio y fusilados el 19 de junio de 1867. Porfirio Díaz toma la ciudad de México dos días después lo que significaría el fin del Segundo Imperio Mexicano. El 15 de julio Juárez entraba victorioso a la ciudad de México; el triunfo de la República era una realidad.

Últimos años.

Luego de un año de reorganizar el país después de 4 años de bajo el protectorado imperial, al final Juárez deja al país listo para las elecciones de 1868, en las cuales resulta triunfador e inicia un nuevo período como presidente el 16 de enero.

Dentro e este nuevo período presidencial [podría decirse que el único período en el cual gobierna con entera libertad el país] enfoca su proyecto de gobierno en diversos puntos; entre los que destacan la creación de un plan de alfabetización nacional en miras de mejorar el nivel educativo del país; también se interesa en la construcción del ferrocarril México-Veracruz por razones obvias de beneficios económicos y sociales. Para el final de su mandato se habían tendido 478km de vías férreas. Y finalmente, con el apoyo de inversionistas mexicanos y extranjeros tendería 5000 Km, de líneas telegráficas.

Así transcurría la administración juarista, hasta que sorpresivamente el 2 de enero de 1871 muere su esposa Margarita Maza. Esta mala noticia vendría a afectar sin embargo sus amigos cercanos lo apoyaron en tan difícil momento. No tuvo mucho tiempo para vivir el duelo de su esposa. El país seguía en marcha y se avecinaban las elecciones de 1871.

En julio se organizaron los comicios y para octubre se anunciaron los resultados entre los tres contendientes [Juárez, Porfirio Díaz y Lerdo de Tejada]. Juárez habría resultado vencedor por un margen considerable [Díaz se inconformaría con el resultado proclamando el 6 de noviembre el Plan de la Noria, en franca oposición a la reelección del presidente].  Ahora era una batalla por el tiempo. ¿Qué sucedería primero? Llegaría a gobernar una vez más a México durante otro período o su angina de pecho lo apartaría de sus funciones antes. Ya habiendo padecido muchos males y episodios sintomáticos que le achacaban su salud es finalmente el 17 de julio en la noche que empieza a presentar molestias. El 18 a las 9  de la mañana el Palacio Nacional solicita la intervención del médico Ignacio Alvarado. A las 11 de la mañana, el dolor en el pecho lo obliga a permanecer en cama. Luego de consultar con su médico le confirma que su condición es crítica. Recibe por última vez a los ministros de Relaciones exteriores y de Guerra, José María Lafragua y el Gral. Alatorre respectivamente y finalmente muere la noche del 18 de julio de 1872. Es declarado muerto por los médicos a las 23.35 horas debido a una angina de pecho que lo aquejaba de tiempo atrás.

Acerca de eldolientedeHidalgo

Professor and Musician.
Esta entrada fue publicada en Historias (escritos históricos). Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s